La creciente exposición a tóxicos electromagnéticos y químicos, así como el aumento de nuestra dependencia a las nuevas tecnologías inalámbricas están produciendo un incremento del número de casos de síndromes de sensibilización central (SSC) que hacen que el sistema nervioso e inmunológico sea híper-excitable e hipersensible a los campos electromagnéticos (sensibilidad electromagnética), productos químicos, estrés, infecciones, fármacos, alimentos…

De este modo, algo que resultaba insólito en nuestro país hace unos pocos años es cada vez más común en nuestros días.

Así el pasado 28 de febrero el diario Catalunyapress publicaba la noticia sobre el reconocimiento de incapacidad permanente con el grado de «gran invalidez» a un hombre que padecía fatiga crónica y fibromialgia desde 2013 y a las que se sumó posteriormente una sensibilidad electromagnética y un síndrome de sensibilidad química múltiple.

El síndrome de Sensibilidad Central provoca una híper-respuesta que se mantiene en el tiempo a pesar de la desaparición del estímulo y da lugar a una sintomatología compleja y variada, que se traduce en una o más de estas enfermedades: síndrome de fatiga crónica, fibromialgia, colon irritable, sensibilidad electromagnética, sensibilidad química múltiple, cefalea…

Hay publicaciones que apuntan a que todos estos desórdenes, que se superponen, comparten un mecanismo biofisiológico de disregulación neurohormonal.

Todo ello provoca una amplificación y generalización de dolor y una intensificación de otras sensaciones, así como un dolor persistente a pesar de haber retirado el estímulo.

De este modo en poco tiempo muchas personas se verán obligadas a «desconectarse» en un mundo cada vez más «conectado».

Un uso adecuado e inteligente de las nuevas tecnologías es sin duda un importante paso que todos debemos dar para conocer los riesgos y de una forma sencilla disminuir nuestros tiempos de exposición y aumentar nuestra distancia de seguridad respecto de las fuentes generadoras de campos electromagnéticos.

Así mismo, conocer nuestro entorno electromagnético realizando un estudio de electro-contaminación es de suma importancia para nuestra protección.

Si quieres aprender cómo hacerlo, puedes solicitarnos más información.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies